Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

América del Norte / Estados Unidos
 
 
CAPITAL DE ESTADOS UNIDOS

Washington, una Semana Santa en la ciudad de los presidentes de Estados Unidos

La capital de Estados Unidos ofrece mil y un atractivos que merece la pena descubrir durante varios días, sobre todo en la estación primaveral.
 

Washington es un destino perfecto para cualquier época del año, aunque las vacaciones de Semana Santa y la primavera en general son el momento ideal para conocer la capital de Estados Unidos, época en la que las temperaturas están alejadas del frío invernal y del intenso calor estival. Aunque Washington no suele ser un destino habitual de vacaciones por sí solo, pues la mayor parte de los viajeros que llegan a la ciudad presidencial lo hacen para pasar pocas jornadas, pues lo común es desplazarse desde Nueva York, esta población bien merece una visita de varios días para conocer a fondo todos los esplendores con los que cuenta.

Washington es una ciudad atravesada por grandes avenidas, perfectamente trazada y medida y que cuenta con imponentes edificios, una vida cultural vibrante, museos que enamoran, templos de gran belleza y una oferta de ocio que dista mucho de la fama de aburrida con la que cuenta la ciudad en la que residen los presidentes de Estados Unidos.

De este modo, el viajero que descubra la capital no debe evitar perderse por sus calles, plazas, parques y jardines y visitar monumentos que deslumbran, destacando por encima de todos el impresionante Capitolio de Estados Unidos, construcción que se alza en Capitol Hill desde 1800 y que todos podemos recordar fácilmente debido a que es el lugar frente al que los presidentes del país juran su cargo.


Arlington, Lincoln Memorial y la Catedral, lugares imprescindibles


Siguiendo el paseo por The Mall, la vista tanto a derecha y a izquierda como de frente no puede ser más espectacular. Numerosos museos, entre ellos la National Gallery of Art y el National Museum of American History, se encuentran a los lados de este enorme paseo ajardinado de 1,6 kilómetros, imprescindible para llegar al famoso obelisco, cuyo nombre es Washington Monument y que con sus 170 metros de alto es una de las imágenes más visibles y reconocibles.

No lejos de allí se alza el Lincoln Memorial, monumento conmemorativo creado para honrar la memoria del presidente Abraham Lincoln que se eleva sobre una laguna sobre la que se refleja y que se puede visitar todos los días del año salvo el día de Navidad; además, se encuentra muy cerca de otros lugares de interés como el Monumento a los Veteranos del Vietnam y el Monumento Nacional a la Segunda Guerra Mundial.

El Pentágono, uno de los lugares atacados en los atentados del 11-S, es un símbolo del poder militar de Estados Unidos que se puede visitar previa cita, mientras que para conocer la Casa Blanca habrá que conformarse con verla detrás de la verja salvo que se tenga permiso para realizar una visita guiada. Por otro lado, no olvides sacar tiempo para conocer la Washington National Cathedral, la sexta catedral más grande del mundo.


Finalmente, aunque no se sea aficionado a visitar cementerios donde yacen personalidades, el Arlington National Cemetery bien merece una visita pues además de poder contemplar las tumbas de John F. Kennedy y su esposa Jackie, desde allí se puede obtener una impagable vista del río Potomac y la ciudad de Washington, un destino que debería aparecer en la lista de los destinos ineludibles de todo viajero.
Guillermo Álvarez Corrales | 06 de Abril de 2012